martes, 28 de abril de 2015

Biscotti clásico italiano de almendras con sabor a naranja

 


Hola! La primera vez que tomé el tradicional biscotti italiano fue desayunando en Venecia, en el buffet del hotel. Me encantó el sabor de estas galletas con almendras, aunque al principio pensaba que era una especie de bizcocho y por el aspecto, de pan.

Desde entonces lo he comido en contadas ocasiones pues no es un dulce que se prodigue mucho en nuestro país, que somos más de magdalenas, tostadas, croissants... Pero, he descubierto que en casa es muy sencillo de hacer y además queda igual de crujiente y lleno de sabor.

Este pasado fin de semana, teníamos "mono" de biscotti, así que nos preparamos un desayuno a la italiana, capuccino incluido.

En Directo al Paladar tenéis la receta clásica del biscotti de almendras, pero hay muchas maneras de hacerlo, y a nosotros la que más nos gusta es la que lleva Cointreau para darle ese sabor a naranja. Esto es como yo lo hago:


Ingredientes (para unos 30 biscottis)

3 1/4 tazas de harina
1 cucharadita o sobre de levadura
1/3 cucharadita de sal
1 taza y media de azúcar
10 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida
3 huevos grandes
1 cucharada de extracto de vainilla
1 cucharada de Cointreau
1 cucharada de ralladura de naranja
1 taza de almendras enteras, tostadas, picadas o almendras en láminas (lo que queráis)
1 clara de huevo grande
 



Instrucciones

Colocamos la bandeja de rejilla en el centro del horno y precalentamos a 180 grados. Luego, en la otra bandeja de horno ponemos encima un papel de hornear.

En un cuenco tamizamos la harina, y echamos la levadura y la sal, y removemos. Aparte, en otro bol grande mezclamos el azúcar, la mantequilla derretida, los tres huevos, el extracto de vainilla, la ralladura de naranja y el Cointreau. Agregamos la mezcla de harina a la otra mezcla de huevo y naranja y removemos con una cuchara de madera hasta que todo esté bien mezclado. A continuación echamos las almendras y masajeamos para que queden integradas en la masa formada.

Dividimos la masa en dos. Con las manos enharinadas damos forma a las dos partes de la masa para dejarlas rectangulares y las colocamos las dos en la bandeja con el papel que teníamos preparada, dejando un buen hueco entre las dos masas. Batimos la clara de huevo en un cuenco hasta que quede espumosa; y con un pincel pintamos la parte superior y los lados de los dos trozos de masa.

Metemos la bandeja en el horno y horneamos las masas hasta que queden doradas (aproximadamente unos 30 minutos). Sacamos y dejamos enfriar completamente (unos 25 minutos). Pero, no apagamos el horno, mantenemos la temperatura de los 180 grados.

Una vez enfriadas las dos masas, las quitamos de la bandeja con cuidado de que no quede pegado el papel de pergamino. Usando un cuchillo de sierra, cortamos en rodajas de dos dedos de ancho. Ahora, colocamos las rodajas, el lado cortado hacia abajo, sobre la bandeja de rejilla. La introducimos en el horno, y horneamos unos 12 minutos. Le damos la vuelta a las rodajas y horneamos hasta que apenas comienzan a coger color (unos 8 minutos).

Sacamos del horno y listo! ya tenemos nuestros biscottis!!



Están deliciosos y aguantan en un recipiente herméticamente cerrado durante una semana o más.

Espero que os salga bien y os guste tanto como a nosotros!



Hasta mañana!!



Imágenes vía Pinterest
 

lunes, 27 de abril de 2015

Los vaqueros no vuelven de los años 70, ¡nunca se han ido!



Hola! Para que quede constancia quería haceros saber que mi intención todos los días es acercar las tendencias de moda y belleza a las mujeres de todo tipo y edad, pero con clara preferencia por las que ya hemos superado los 50 años, y ofreciendo todo tipo de consejos, con los que podéis estar o no de acuerdo. No obstante, tengo que admitir que muchas de estas modas yo no me las pondría por preferir un estilo más clásico y no tan moderno, pero principalmente por mi figura, que precisamente delgada y alta no es.

Eso no quita para que no me gusten, adore, compre e inspire en la mayoría de las cosas que saco en el blog. Y la prueba la tenéis en la foto de arriba, de cuando era joven, y lucía todas las tendencias que ahora publico en En Casa de Oly.


Esta es la temporada de los vaqueros, y el regreso de nuevo de los pantalones de campana o pata ancha (imposible contar el número de veces que esta moda ha regresado!), y que yo lucía en su versión más exagerada en los años 70! No obstante, es una buena prenda para que nosotras, volvamos a rememorar nuestros momentos de antaño, y rejuvenecer con un aspecto más moderno y chic.
 
Es un fondo de armario que las que puedan deban tener por su versatilidad ya que casan con cualquier estilo. Aunque, yo no me pongo vaqueros, ¿cuál es vuestro estilo favorito? Yo os propongo este look, que considero sobrio, elegante y casual a la vez.
 
 
 
 
Blazer azul marino de Zara: 49,95€
Top de seda de J.Crew: 95,70€
Vaqueros de Cortefiel: 39,99€
Zapatos metalizados de Myma vía Sarenza: 115€
Bolso sobre en azul marino de Zara: 29,95€
Collar perlas de Forever21: 8,95€
Colgante diente de tiburón de Forever21: 6,45€




Podéis poneros en contacto conmigo en encasadeoly@gmail.com



Hasta mañana!!
 

 

viernes, 24 de abril de 2015

6 accesorios para estar fantástica a los 50 años




Hola! Los accesorios son la guinda de la moda; son los que ponen el acento final a un conjunto y son capaces de elevar el look a las alturas o de arruinarlo completamente, por eso, es necesario prestarles atención.

Pueden hacernos parecer chics, modernas y fabulosas, pero también, si elegimos los complementos no adecuados, podemos echarnos años encima, pecar de ridículas, y dar sensación de anticuadas. Y eso no lo queremos, verdad?

Anna Dello Russo (en la foto superior de Popsugar), creo que no ha leído nunca a En Casa de Oly, porque en lugar de querer parecer una mujer que va a la moda, ese día decidió ponerse a oscuras todo lo que pilló en el armario sin siquiera mirarse en el espejo. Es que no tengo palabras ni argumentos para tratar de explicar por qué esta icónica mujer ha decidido ponerse ese colgante rapero de Goliath, o ese gorrito azul barquito de papel que es lo que solemos hacer los que no dominamos el arte de la papiroflexia.

Reflexiones aparte, estos son otros 6 accesorios que creo deberíamos tener para esta primavera (digo más porque en este POST, os mostraba otros cuantos):


Bolso saco
Si de lunes a viernes llevamos bolsos más estructurados y tipo maletín para ir a trabajar, el bolso saco es la mejor tendencia casual para el fin de semana. Ha tenido un buen renacer, aunque yo nunca me he olvidado de él. Es idóneo para ir de compras, hacer recados, ir de excursión... y es perfecto para llevarlo con unos vaqueros. Eso sí, os recomiendo optar por un bolos saco de un color sólido, fuerte, que destaque.
 
Bolso saco de piel de Tory Burch: 245€
Bolso Pull & Do vía El Corte Inglés: 140€


 
Pendientes largos
Los pendientes largos, en cascada, han sido los protagonistas de los desfiles de la temporada pasada; y solo se lleva uno en lugar de ponernos los dos. Me gusta esta tendencia de solo llevar un pendiente largo porque hace desviar la mirada hacia esa zona, y quedan muy sexys para las mujeres que se atreven a ir con uno o los dos hombros descubiertos. Aunque, mi preferencia es una camisa blanca con los cuellos subidos, tipo Carolina Herrera.

Pendientes de Kendra Scott: 48,50€
Pendientes de Polly Jean: 206,60€



Anillos minimalistas
El mundo de la moda da muchas vueltas, y suele darle la vuelta a la tortilla con bastante asiduidad. Ahora, en lugar de llevar un anillo grande, la tendencia son los anillos finos, delgados, y en varios dedos de ambas manos. Y a mi, me encanta! Me parece más fino y elegante.
 
Set de anillos de Forever21: 2,95€
Anillo fino de PD Paola: 17€



Sombreros de rafia
Los sombreros de ala corta o ancha de rafia o paja serán un imprescindible para los días de más sol. Favorecen y además nos protegen. Ideales para llevar principalmente con conjuntos estilo años 70, que este año, es lo más.
 
Sombrero de Zara: 15,95€
Sombrero de TopShop: 34€


 
Sandalias con plataforma
Las sandalias con plataforma, tan características de los años 70, han vuelto con más fuerza si cabe. Quedan perfectamente con pantalones de pata ancha, con faldas midi a media pierna, con bermudas... vamos que dan mucho juego! 
 
Sandalias de Tamaris vía Zalando: 59,95€
Sandalias de Steve Madden: 89€


 
Collar rígido
Tras años de collares de piedras, de bolas, colgantes, de cadena, los collares rígidos han regresado por todo lo alto. Son perfectos para resaltar el escote y funcionan igual de bien con camisetas de cuello caja que con blusas femeninas.
 
Collar de Asos: 10,49€
Collar de Jules Smith: 103€



Nota: Por cierto, Anna Dello Russo es mi icono de estilo. Es editora y creativa de Vogue Japón, posee más de 4.000 pares de zapatos, y se describe como una fashionista apasionada. Eso sí, con su estilo particular, no apto para mujeres de más de 50 años jejeje



¿Cuál es vuestro accesorio favorito para esta primavera?

Que paséis un buen fin de semana y nos vemos el lunes!!
 
 
 

jueves, 23 de abril de 2015

Cremas antiedad de noche: The Body Shop vs Decléor

 
Hola! Hacía muchos meses que no sacaba un POST comparando dos productos de belleza; y bueno, pues ahora me he animado a hablar de dos cremas anti-edad de noche, caracterizadas por sus ingredientes naturales. Se trata de la crema reafirmante de Granada, PomeGranate de The Body Shop; y del bálsamo Aromessence Iris Balm de Decléor.

 


Según las indicaciones de The Body Shop, PomeGranate mejora la firmeza de la piel; ofrece hasta 12 horas de hidratación; aumenta la elasticidad de la piel; y atenúa los signos de la edad. Pues bien, este es mi diagnóstico tras haberla terminado.

A los diferentes ingredientes naturales que ha utilizado la casa para su elaboración, mayoritariamente oleicos, se unen otros muchos artificiales lo que me ha causado una pequeña decepción, pues los principios de The Body Shop son que obtienen las materias primas que emplean en la elaboración de las cremas aprovechando la experiencia de agricultores artesanos. Y bueno, pues hay más artificiales que naturales.

Por otro lado, efectivamente es una crema que aporta mucha hidratación. A la mañana siguiente no te levantas con la piel seca. Eso sí, quizás no sea muy indicada para las mujeres con piel grasa porque es muy untuosa. Pero, en mi caso, me viene fenomenal. Tiene un olor muy muy agradable. Sin embargo, no he percibido ni más elasticidad ni atenuación de los signos visibles de la edad, ni una piel más luminosa, matificada o mejorada. Mi percepción es que es una hidratante de noche sin más, con un buen precio: 29€.

 


Aromessence Iris Balm de Decléor es otra cosa. Empezando por el precio claro, que es tres veces más que la crema de The Body Shop.

Según Decléor, es 100% natural, compuesta tan solo por 4 activos: aceite de iris, de geranio, de camomila y de lavanda. Algo que me agrada dado que ahora me ha dado por los ingredientes naturales en los productos de belleza y cosmética. Señalan que está formulada para dejar la piel tonificada, más suave y descansada, con el contorno facial redefinido, y que aumenta la renovación celular. Y está es mi experiencia.

Es una crema totalmente diferente a lo que tradicionalmente entendemos por crema. Se trata de un bálsamo excesivamente oleico, del cual hay que tomar un poquito, calentar frotando las manos, y aplicar en el rostro con suaves golpecitos. El olor no es muy agradable y deja la cara muy grasienta. Esto obliga a echársela como 3 horas antes de irse a la cama si no queréis dejar la almohada pringosa, y masajear mucho el rostro para que se absorba. Eso sí, en mi caso, por la mañana, la piel la ha reabsorbido completamente.

Quitando esta pequeña "molestia grasienta" por llamarla de alguna manera, en realidad estoy encantada con ella. Me noto la piel del rostro más relajada, calmada, reconfortada, e hidratada. Y al estar la piel más vigorizada y estimulada, es verdad que aquellas zonas más deterioradas y castigadas de la cara han mejorado levemente.

Conclusión: Es una crema fabulosa de salón de belleza que en mi funciona bien, aunque me lleva más tiempo del normal aplicármela.



Hasta mañana!!